El ego como orígen del temor en nuestra vida.

El miedo, ese estado que nos atenaza como especie, que proclama conflictos y libra batallas por defender algo tan insustancial como tener la razón, no es más que el resultado de la identificación con el ego. Todos, en mayor o menor grado, tenemos miedo de algo. Pero hay dos tipos de miedo: el miedo visceral, el que genera un peligro o estado de supervivencia y el miedo mental, causado generalmente por deliberaciones fruto de la anticipación de desastres, bien sea posibles o imaginarios.

Pero, ¿cómo influye el miedo en la percepción de nuestra realidad?

En la realidad cotidiana el miedo puede jugar un papel importante a nivel de supervivencia. Pero si visualizamos, por ejemplo una hoguera, el motivo por el cual no pones tu mano en el fuego, no es por temor. Es porque sabes que te quemarás. No necesitas el temor para evitar un peligro innecesario, sólo un mínimo de inteligencia y de sentido común. Para asuntos tan de índole práctica, resulta útil aplicar las lecciones aprendidas en el pasado, ahora bien, si alguien te amenaza con fuego o con violencia física, puede que experimentes algo parecido al miedo. Te encogerás instintivamente ante el peligro, pero éste no es el estado psicológico de temor del que nos ocupa aquí. Continúa leyendo El ego como orígen del temor en nuestra vida.

El ser que nos guía

Cuando has respirado, aunque sea brevemente, el dulce aroma de tu auténtico ser, se enciende una pequeña llama que ya no puedes apagar. Como un piloto automático que siempre está contigo, alumbrando tu camino tanto en los momentos de luz como en los de oscuridad. Pero es en éstos últimos momentos cuando el  recuerdo de su fulgor se hace más patente, en esos momentos en que crees haber olvidado quién eres y cuál es la voluntad que te guía. En esos momentos, cuando la confusión te atenaza y la memoria se nubla, aún puedes percibir en medio del caos, esa débil melodía que te recuerda tu esencia, y que te sugiere sin voz por donde deberías caminar. Continúa leyendo El ser que nos guía